Blog

Golpe a la minería ilegal y cultivos de coca en el Meta

Las fuerzas militares desmantelaron un centro de operaciones ilícitas perteneciente al grupo armado organizado residual Estructura Primera en el municipio de Mapiripán, dedicado a la extracción de oro, procesamiento de coca y tala de bosque.

La deforestación en Colombia está encapsulada en tres departamentos: Caquetá, Guaviare y Meta. En 2017, estos territorios perdieron más de 135.000 hectáreas de bosque, es decir 62 por ciento de la pérdida total de bosques en todo el territorio nacional.

Aunque el gobierno sigue sin revelar la cifra de deforestación en 2018, todo parece indicar que el panorama fue similar o peor. Solo en los últimos tres meses del año pasado, en estos departamentos fueron erradicadas 53.000 hectáreas de bosque, por motores como el acaparamiento de tierras, minería ilegal, ganadería extensiva y cultivos ilícitos.

Ante este panorama, la operación Artemisa, estrategia para frenar la pérdida de bosque en el país, está concentrada en acabar con las mafias deforestastadoras de la Amazonia, en lugares como los Parques Nacionales Naturales de La Macarena, Tinigua, Picachos y Chiribiquete.

El más reciente operativo tuvo lugar en Mapiripán, municipio del Meta que está entre los diez territorios más deforestados. En la vereda San Fernando fue desmantelado un centro de operaciones ilícitas perteneciente al Grupo Armado Organizado Residual Estructura Primera, dedicado a la minería de oro, procesamiento de coca y tala indiscriminada.

La Gobernación del Meta, Ejército Nacional, Fuerza Aérea, Policía Nacional, Fiscalía General y Cormacarena, entidades que conforman la Burbuja Forestal Ambiental, identificaron dos dragas dedicadas a la extracción de oro, un laboratorio para la producción de pasta base de coca y cuatro zonas de aprovechamiento forestal sin los permisos correspondientes.

Las dos dragas, con sistema eléctrico, equipadas para la extracción de oro ilegal y avaluadas en 60 millones de pesos, tenían capacidad para siete personas. Por su parte, en las cuatro zonas de aprovechamiento ilegal de bosque nativo fueron encontrados recién talados nueve cedros y un achapo de 60 metros de altura y 100 centímetros de diámetro, utilizados al parecer para la elaboración de dragas caseras.

El laboratorio para el procesamiento de la coca, elaborado en madera y láminas de zinc, contenía 100 kilogramos de coca picada, 110 galones de base de coca en proceso y 88 galones de ACPM. Según el Ejército Nacional, este sitio contaba con una capacidad de producción semanal de 25 kilogramos de pasta base de coca, con lo que el grupo residual sacaba ganancias por 5 millones de pesos.

En el operativo también fue erradicada una hectárea de mata de hoja de coca. Todo el material incautado fue puesto a disposición de la Fiscalía especializada de derechos humanos y protección del medioambiente para su judicialización y posterior destrucción.

Aunque no hubo capturas, el general Sergio Alberto Tafur, comandante de la cuarta división del Ejército, aseguró que es un fuerte golpe al grupo armado de la Estructura Primera.

“Su cabecilla, alias Iván Mordisco, utiliza el narcotráfico y la extracción ilícita de minerales y recursos naturales para lucrarse más y así cometer sus acciones terroristas. Seguiremos atacando los fenómenos y economías ilícitas que le dan sustento a los diferentes grupos armados organizados, quienes están acabando con la biodiversidad del país”.

Según el Ejército Nacional, la explotación ilícita de yacimientos ilegales de oro se ha convertido en un negocio rentable para los grupos armados organizados, ya que una vez extraído es comercializado de manera legal.

“La biodiversidad nacional es golpeada por la deforestación que produce este delito ambiental, una problemática que genera contaminación de las fuentes hídricas de las cuales subsisten las comunidades aledañas”.

Por su parte, Cormacarena informó que este operativo fue producto de denuncias de la comunidad. “Luego de un trabajo de inteligencia de más de dos meses, logramos establecer con certeza los lugares donde se venían desarrollando actividades de tala, quema y succión de lecho de río, afectando los recursos naturales y el medioambiente”.

www.sostenibilidad.semana.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *