Blog

Equidad de género, un compromiso en el que trabaja el sector minero

Cumplir ese principio constitucional que señala que los hombres y las mujeres son iguales ante la ley y, por ende, tienen los mismos derechos y deberes, también hace parte de las preocupaciones y la agenda de la Asociación Colombiana de Minería (ACM).

Por eso, dentro de las acciones para abordar este objetivo, en 2019 esta agremiación decidió contribuir activamente para que sus empresas afiliadas participaran de la medición más importante de Latinoamérica en términos de equidad de género: el ‘Ranking PAR’, liderado por la firma consultora Aequales. Ya el año pasado, ocho compañías pertenecientes a la ACM habían participado del mismo ránking, pero para 2019 esta cifra presentó un crecimiento del 87,5 por ciento.

Cabe señalar que este es un instrumento de medición que ofrece a los participantes contar con una ‘fotografía’ de los avances en equidad de género en aspectos fundamentales como la alineación de la gestión organizacional y del talento humano con los estándares globales de género, enfatizando en la participación de las mujeres en los cargos de poder y toma de decisiones en las empresas.

A partir de los resultados obtenidos se construye el listado de las organizaciones más equitativas, las cuales son premiadas por hacer la tarea y se difunden las buenas prácticas que han implementado para que otras compañías y sociedades interesadas puedan adoptarlas.

Los datos comparativos de las cuatro categorías del ránking reflejan la necesidad de todas las empresas de trabajar en el tema de equidad de género, pero representan un gran desafío para las mineras y, en especial, para las afiliadas a la ACM, principalmente en términos de la composición por género (hombres – mujeres), y las posiciones de liderazgo y decisión ocupadas por las mujeres dentro de esta industria.

Con relación a los datos obtenidos por las compañías del gremio, Mía Perdomo, CEO de Aequales, señala que “en términos generales, las empresas afiliadas a la ACM tienen una gran oportunidad y un camino por recorrer para contar con organizaciones más equitativas en términos de género y aumentar la presencia de las mujeres en todos los niveles, principalmente en los cargos más altos. De acuerdo con el análisis de resultados del ránking, en las empresas del sector la participación de mujeres en posiciones de liderazgo es casi inexistente, por lo que se hace necesario implementar medidas que permitan acelerar la recomposición por género en su estructura”.

Así mismo, sugiere que establecer un plan de acción cimentado en una política de equidad de género con indicadores, seguimiento y respaldo de la alta gerencia es clave para empezar el cambio. Para ella, la equidad en el mundo laboral no se da de manera espontánea, y menos en sectores tan masculinizados, por lo que la adopción de metas, cuotas, programas de liderazgo para mujeres, así como el balance entre el trabajo y la vida personal son fundamentales para que se pueda empezar a transformar estas industrias.

“Este es un negocio liderado por hombres hasta el momento, hacer evidente la ausencia de las mujeres es una oportunidad para trabajar en su incorporación por los beneficios que trae en términos económicos y de negocio contar con equipos diversos y con mujeres altamente capacitadas para desempeñarse en cualquier cargo, no aprovechar los beneficios de la equidad de género en términos de productividad, rentabilidad e innovación es una gran pérdida para este sector que representa grandes ingresos a nivel nacional y global. Participar de iniciativas como el ‘Ranking PAR’ permite tener una visión más certera de lo que está pasando en las industrias del sector y tomar decisiones e implementar acciones basadas en evidencia”, agrega Perdomo.

Y es que para nadie es un secreto que, por su misma naturaleza, el sector minero y energético se caracteriza por una alta concentración en la fuerza laboral masculina en todos los niveles de las compañías, muy marcada en las áreas operativas y en los cargos de las altas direcciones y juntas directivas, donde la presencia de las mujeres es muy baja en proporción con otras industrias, lo que puede representar una pérdida importante al dejar de lado el talento humano femenino en términos de cualificación técnica, liderazgo empresarial y experiencia.

Para Juan Camilo Nariño, Presidente de la ACM, “los resultados de este estudio nos demuestran la gran oportunidad que tiene el sector para aprovechar de mejor manera las capacidades y conocimiento de las mujeres tanto al interior de las compañías como en el trabajo que se desarrolla con las comunidades. Es por ello que desde el gremio, se está preparando una estrategia que brinde a las compañías las herramientas para establecer su estrategia de equidad adaptada a la realidad de cada una de ellas”.

Posiciones de poder

El ‘Ranking PAR’ también indaga por aquellas prácticas que pueden implementar las empresas para lograr que más mujeres ocupen posiciones de poder, se produzcan cambios culturales para que los hombres se involucren en la equidad de género y se diseñen planes estratégicos que involucren la equidad de género como aspecto central de la gestión y planeación estratégica de las organizaciones.

En ese sentido se observa que, frente al promedio nacional (31,32%), tanto la industria minero energética (39,13%) como las organizaciones adscritas a la ACM (38,46%) ya están implementando planes de acción y vienen mejorando en cuanto a políticas de equidad de género y/o diversidad.

De otro lado, entre las prácticas que aceleran la incorporación de mujeres se encuentran las metas y las cuotas en cargos de dirección, teniendo en cuenta que contar con entornos laborales más equitativos requiere de un compromiso y una acción efectiva y aceleradora de las compañías, que no se genera de manera espontánea, más en un sector tan masculinizado. Aquí, nuevamente, las comparaciones muestran que esta es una oportunidad de trabajo importante.

Así, las empresas afiliadas a la ACM han iniciado el camino a la equidad entendiendo que es un buen negocio para la industria. Participar del Ranking PAR es el primer paso contando con información de base para identificar las acciones necesarias que permitan transformar la composición y las acciones requeridas para incorporar el talento humano más capacitado innovador y productivo, en donde las mujeres juegan un papel preponderante.

Para Gloria Amparo Marín Agudelo, directora de Operaciones de Sator SAS, la mujer con el tiempo ha ganado participación en el sector minero. Por eso hoy ve que las mujeres son actores principales en cargos directivos del sector público y privado, y que poco a poco se ha ido desmitificando el rol de la mujer en la minería.

“Yo recomiendo trabajar en el sector minero dado que este presenta un sin número de retos, aun siendo una industria de alto riesgo no solo por la operación misma, sino por la fluctuación del precio de los minerales en el mercado, entre otros, hace que nos reinventemos todos los días, y que cada vez seamos más competitivos, creativos e innovadores”, sostiene.

Esta ingeniera de Minas y Metalurgia de la Universidad Nacional de Colombia, con experiencia en minería de carbón subterráneo y a cielo abierto, explotación de caliza, caolín y arenas, considera que este sector les permite interactuar con muchas disciplinas, lo cual es sumamente enriquecedor. “Nuestros trabajos nos permiten tener proyección, no solo en nuestros colaboradores directos sino en la comunidad donde laboramos”, asegura Marín.

Avances en empresas

Una de las empresas que está haciendo esa tarea es Cerro Matoso. Al respecto, el presidente de la compañía, Ricardo Gaviria, explica que “Desde 2017, en Cerro Matoso venimos trabajando consistentemente en aplicar nuestra política de Diversidad e Inclusión. Así, planteamos el camino a la equidad de género y desde entonces estamos transformando nuestra cultura para favorecer el ascenso y empoderamiento de la mujer en la organización, tanto en posiciones operativas como de liderazgo. Motivamos a que las mujeres participen en nuestros procesos de selección y generamos espacios para que ellas desarrollen sus habilidades y competencias, y superen paradigmas y condicionamientos laborales y culturales a los que se ven enfrentadas por razón de su género”.

Igualmente, el directivo destaca dentro de esas acciones la creación de la Red de Mujeres Matoseras ‘Remma’, un escenario de apoyo y empoderamiento de la mujer en el ámbito laboral, y añade que en los últimos tres años pasaron de tener 66 mujeres a contar con 106 en su plantilla, lo que ahora representa el 12 por ciento de los empleados.

“Hemos enfatizado en incluir a mujeres en roles de operadoras y técnicas, pues pasamos de 14 en 2017 a 31 en 2019. En este mismo periodo hemos aumentado la presencia de mujeres en posiciones de liderazgo, puesto que en el ámbito gerencial pasamos del 3 al 38 por ciento, y en el nivel de supervisión del 15 al 22 por ciento”, dice Gaviria. Iniciativas como estas permitieron que durante 2018 obtuvieran el reconocimiento del ‘Ranking Par’ como la empresa más equitativa del sector minero – energético.

Por su parte la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, afirma que el pasado mes de marzo el Gobierno Nacional y el sector privado firmaron el decálogo para la incorporación de la equidad de género en el sector minero-energético.

De acuerdo con el MinMinas, se estima que en el sector minero en Colombia las mujeres ocupan cerca del 20 por ciento de los cargos, al tiempo que el país ocupó el puesto 40 entre 149 en el Índice Global de Brechas de Género 2018, que mide los componentes de participación y oportunidades económicas, nivel de educación, salud y empoderamiento político.

 

www.portafolio.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *